¿Qué hay deSierto? 2do Encuentro Zonal Norte de Barrios y Zonas Patrimoniales 2017

Te invitamos a “¿Qué hay deSierto?”, el Segundo Encuentro Zonal Norte de Barrios y Zonas Patrimoniales. Más información a continuación:

16830957_1767152656635587_7745662909746210650_n

¿QUÉ HAY DESIERTO?
Segundo Encuentro de Barrios y Zonas Patrimoniales 2017
Zonal Norte – Antofagasta

FORMULARIO DE INSCRIPCIÓN: https://goo.gl/forms/jWB6MylJqoiKVZ0y1

Evento en Facebook: https://www.facebook.com/events/1550407008321197/


¿Qué hay de cierto?…
De cerros y terrales remecen sus escondrijos de riquezas.
Que el cielo abierto de luceros intensos, son dirigidos por la Cruz del Sur.
Que el yermo más árido del mundo baila su danza acompasada con el Pacífico que lo baña.

¿Qué hay desierto?
Geografías e identidades que se encuentran en el Trópico de Capricornio.
Mujeres y hombres que han llenado de grandeza estas tierras, dando vida en las alturas de Los Andes, en la Pampa Salitrera y en las costas portuarias del Norte Grande



Desde el Colectivo SocioculturalAntofaPatrimonial convocamos a la ciudadanía organizada al Segundo Encuentro de Barrios y Zonas Patrimoniales del Norte que se llevara a cabo los días VIERNES 31 DE MARZO, SÁBADO 1 y DOMINGO 2 DE ABRIL DEL 2017, en la ciudad de Antofagasta.

Los Encuentros “Zonal Norte” son la antesala del Congreso Nacional de Barrios y Zonas Patrimoniales que cada año se realiza en nuestro país, por iniciativa de la Asociación Chilena de Barrios y Zonas Patrimoniales. Nuestros objetivos son conocer y compartir experiencias sobre el Patrimonio en sus más variadas expresiones, generar y fortalecer redes entre organizaciones, instituciones, académicos y comunidad en general.

También esperamos una profunda reflexión y el establecimiento de acciones desde la comunidad organizada sobre la institucionalidad patrimonial local y nacional.

Nuestra intención es congregar a organizaciones y vecinos, dirigentes sociales, trabajadores, académicos, historiadores locales, artesanos, estudiantes, gestores culturales y profesionales interesados en poner en valor y reflexionar sobre el desarrollo histórico y social de nuestros territorios, en un espacio de discusión democrática.

Los invitamos a que desde Antofagasta, capital mundial de la minería, astronomía y con el desierto más árido del planeta, podamos generar las redes de vinculación necesarias para llevar adelante las transformaciones que los espacios requieren, destacando a los que hacen mucho por su comunidad y relevando el valor de la palabra “patrimonio” a un nuevo concepto.

Recogemos la propuesta del Primer Zonal Norte del 2016 y lo ratificamos durante este 2017: El patrimonio somos las comunidades.

¡Los esperamos!

FORMAS DE PARTICIPAR

1) Inscribiéndose como participante/asistente en el Zonal Norte, en el siguiente link:

FORMULARIO DE INSCRIPCIÓN:
https://goo.gl/forms/jWB6MylJqoiKVZ0y1

2) Invitamos a las organizaciones sociales y culturales, comunas, juntas vecinales, estudiantes, académicos, arquitectos, historiadores locales y personas de toda la zona norte, comprendida entre Arica y Coquimbo, que quieran compartir sus experiencias en torno a la gestión patrimonial, o hayan desarrollado trabajos o investigaciones sobre patrimonio, historia, comunidad y legislación patrimonial a inscribirse como Expositores con sus respectivas ponencias hasta las 00:00 horas del SÁBADO 11 DE MARZO DE 2017.

El equipo coordinador elegirá 25 ponencias para participar en las mesas de debate del encuentro.

Las ponencias se inscriben en el correo antofapatrimonial@gmail.com enviando los siguientes datos:

-Nombre de la ponencia
-Autor (es)
-Breve resumen de 20 líneas
-Formato que ocupará para su exposición (PPT, texto y/o video)

Las ponencias aceptadas, se organizarán para su presentación en el Encuentro Zonal Norte. La exposición NO PUEDE EXCEDER los 15 minutos.

Participación, certificación y estadía:

La participación en el Encuentro de Barrios y Zonas Patrimoniales del Norte es gratuita.

Se entregará Certificado de participación a quienes firmen las listas de asistencia durante todas las actividades del Encuentro.

El Encuentro de Barrios y Zonas Patrimoniales del Norte no cuenta con financiamiento para estadía, ni pasajes, por lo que los participantes deberán resolver sus gastos de viaje, alojamiento y comida para participar en la actividad.

Sin embargo, en Antofagasta se dispone para los participantes un directorio de servicios de alojamiento registrados por el SERNATUR. Esta oferta puede ser solicitada al correo infoantofagasta@sernatur.cl.

Anuncios

Espiral de la Antofagastinidad

aviso web

El proyecto “Espiral de la Antofagastinidad” surge de la iniciativa de INJUV y el equipo “Gestores de Patrimonio”, y busca desarrollar de forma participativa una intervención artística a ser presentada en espacios públicos y el Festival de Colectividades Extranjeras 2015.

De esta manera, esperamos recibir los aportes de descendientes de inmigranes, colectividades residentes agrupadas en la Corporación Cultural de Colectividades Extranjeras y la comunidad antofagastina en general. Esto, a través de testimonios, historias, fotografías y otros elementos que ayuden a la construcción de figuras que representarán a cada colectividad considerada para la intervención.

El objetivo del proyecto es revalorizar críticamente el carácter cosmopolita de la identidad antofagastina, a través de acciones concretas de participación comunitaria, concertación de ideas y creación artística respecto al aporte de los inmigrantes a la ciudad.

Intégrese y aporte en el grupo en Facebook:

https://www.facebook.com/groups/1637175659870903/?ref=ts&fref=ts

De Patrimonio, de Amor y de Exponor (Antofa-Ga$ta)

El título de la presente columna suena como una canción de un grupo –conocido por visitar tanto Antofagasta últimamente- de la llamada “nueva cumbia chilena”. Y sí, busca hacer referencia al patrimonio como algo político, al amor, y a la Exponor como símbolo de la identidad local, que de revolucionaria en su forma más “romántica” poco ha tenido –salvo el creciente despertar social- y que más bien ha estado al debe con la memoria de nuestros antepasados.

Se dice que la historia la construyen los vencedores, y eso se manifiesta notablemente en la difusa identidad chilena, esa que es predominantemente de raíz campesina, pero que intenta fundir elementos de otros paisajes a lo largo de este territorio delimitado imaginariamente pero definido en documentos. No obstante ese discurso oficial guarda ciertos caracteres que aún se observan a nivel social, y que se reactualizan de vez en cuando, aunque parecen ser permanentes. Podemos ver rasgos de conservadurismo, machismo, racismo, individualismo y consumismo, heredados de un patrimonio “oficial” chileno que fue instaurado principalmente en dictadura. Este mito de Chile, basado en el éxito económico, la estabilidad institucional, entre otros rimbombantes adjetivos, se ha instalado junto a imágenes representativas de nuestra identidad, pero que ha olvidado en la práctica a su verdadero constructor, el pueblo. De todas maneras, tal mito cae como lo han hecho –poco a poco- los corruptos.

Antofagasta, desde su origen y porvenir: la ciudad donde el mar y el desierto se funden en uno solo.

Antofagasta, desde su origen y porvenir: la ciudad donde el mar y el desierto se funden en uno solo.

La industria minera, junto a otros sectores económicos, han tenido la hegemonía en la formación y gestión de esta ciudad. Somos el patio trasero de la industria minera, pero hacia fuera de estas tierras y olas somos la Perla que brilla a los ojos del empresario que clava sus dardos en ella. Exponor refrenda aquello. Hay que brillar hacia dentro también, cuando miles están sin casas y nos damos el lujo de derrochar en grandes eventos –como la Copa América-. Esta cultura del éxito económico, que está tan arraigada en la identidad de nuestra ciudad, ha corrompido las bases de nuestra sociedad, donde la propiedad privada y el dinero valen más que la vida –lo hemos visto con nuestros compañeros estudiantes caídos en Valparaíso-, y donde -a niveles extremos- se puede llegar a tener como referente lo siguiente:

Candyman

Cada vez podemos caer más bajo.

Ya no podemos seguir con una Antofagasta dormida bajo los polvos mágicos del capitalismo tan voraz, que se opone tajantemente al amor, y que se confunde entre el espejismo del éxito y del bolsillo gordo. Porque el amor por el otro, expresado también en el “derecho a la ciudad”, no es preocupación para este sistema. Al contrario, éste se sirve del miedo a soñar un lugar mejor para vivir, para todos, preparándose para asumir una nueva etapa. Salvo que los ciudadanos sigamos diciendo otra cosa. Lo cierto es que a punta de metrallas nos han forzado a callar, mientras “los de siempre” siguen haciendo “lo de siempre”. De eso, no más. Antofagasta debería estar permanentemente en el centro del mundo, no solo por la Exponor y la industria minera, sino por sus consecuencias que son muchas veces invisibilizadas, como la segregación, la contaminación, la falta de participación de la comunidad en la gestión de la ciudad, que han sido permanentes problemáticas.

Cuando nos preguntamos por nuestra identidad, podríamos hacerlo de forma crítica. Sin olvidar las raíces de nuestro árbol, recordando que de las experiencias pasadas hemos de aprender para lo que viene en el futuro. Y si lo imaginamos sin el boom del cobre, ¿qué va a pasar en la ciudad? Aprendamos de nuestros antepasados…

Us

El amor brota como florece el Desierto. Photo by Theoptia